“Tenemos Un Sueño”

Una Oración de Encomienda de la Iglesia Evangélica Amigos de la Junta Anual Mid-América

Redactado: 27 de julio, 2014

“Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;” -Hechos 2:17

Tenemos un sueño del evangelio vivido … y que Dios nos utilice para lograrlo.

Soñamos con la esperanza de que lo que es verdadero en el cielo lo sea también en la tierra .. en las iglesias locales, en las comunidades donde sirven las iglesias, y en la familia de iglesias llamadas “Iglesia Evangélica Amigos – Junta Anual de Mid-América.”

Soñamos con la participación étnica en nuestras iglesias y en los grupos mayores reflejando la composición étnica de nuestras comunidades. ¿Qué tal sería que cuando nos reunamos como iglesia viéramos una gran nube de gente de cada nación y tribu y pueblo y lenguaje parados de pie en adoración delante del Cordero? ¿Qué tal si tuvieran palmas en las manos y unidos con una gran voz clamaran, “La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.” (Apocalipsis 7:9-10)

Tenemos un sueño de que los seguidores de Jesús sean conocidos como la gente más generosa y dadores de vida que haya en todo el mundo. Una iglesia que es imparable, edificada por Cristo y encendido por el Espíritu Santo, creyendo que lo que es imposible para las personas es posible con Dios. (Mateo 19:26)

Tenemos un sueño que nosotros como familia de iglesias seamos conocidos como Amigos de pecadores y las iglesias sean conocidas como lugares de perdón en lugar de juicio. ¿Cómo sería si compartiéramos abiertamente nuestras debilidades e historias de quebrantamiento y contáramos como el amor y la gracia de Dios son tan mayores? ¿Qué tal sería si nuestros vecinos fueran nuestros amigos y no solamente un proyecto de nosotros? ¿Cómo sería si el Verbo se hiciera carne por donde vivimos y también en los lugares donde nuestros vecinos que no son creyentes conviven? ¿Qué tal si nuestros compañeros del trabajo y la escuela supieran que los amaramos tal y como son en lugar de como deberían ser, pero qué tal si ellos también se unieran con nosotros, lado a lado en este sueño y búsqueda del Cielo? (Lucas 7:34)

Tenemos un sueño de la venida del Reino de Dios para sanar a los enfermos y quebrantados. El perdón de pecados. La redención. Qué sepan los que estén sin casa y los hambrientos que a Dios le importan y les ha enviado amigos para ayudarlos. Qué los prisioneros y huérfanos y viudas y los enfermos crean que su creador los conoce por nombre. Las adicciones desaparezcan por el poder del perdón de Jesús. ¿Cómo sería si nuestras iglesias celebraran constantemente la recuperación? Los matrimonios y familias se fortalecieran. Las relaciones quebrantadas se sanaran. ¿Cómo sería si uno de los hijos de Dios estuviera en la carrera y cae sin la capacidad de seguir adelante sin ayuda y dejáramos todo lo que estuviéramos haciendo con un solo propósito de ayudarlo a llegar a la meta? ¿Qué tal si pusiéramos nuestra vida por nuestros amigos? (Juan 15:13)

Tenemos un sueño que cada iglesia local esté activamente participando con Dios en el proceso de hacer discípulos. ¿Cómo sería si la cultura de la iglesia cambiara del mantenimiento o la conservación a una cultura de multiplicación? ¿Qué tal si supiéramos exactamente a quienes Dios nos ha mandado y los conociéramos por nombre? ¿Cómo sería si cada iglesia hiciera cuando menos un discípulo en el próximo año – empezando con los que no son discípulos? (Mateo 28:19)

Tenemos un sueño que toda la juventud de la iglesia sea equipada como hacedores de discípulos. ¿Qué tal si cada día fuera como un viaje misionero? ¿Cómo sería si los adultos vieran a los niños y jóvenes de nuestras iglesias como guerreros del Reino y si camináramos con ellos y los enviáramos al mundo? ¿Qué tal si diéramos más libertad para nuevas expresiones de la iglesia en acción? (1 Timoteo 4:12)

Tenemos un sueño que todas las iglesias pequeñas en EFC-MAYM se sientan verdaderamente amadas. Que las iglesias grandes se sientan amadas. Que las iglesias medianas se sientan amadas. ¿Qué tal si cada una de las iglesias supieran claramente cómo aprovechar las llaves del Reino del Cielo? ¿Qué tal si cada iglesia supiera su importancia en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta el fin de la tierra? ¿Cómo sería si los creyentes e iglesias trabajaran lado al lado para lograr sueños compartidos? ¿Cómo sería si sirviéramos al mundo alrededor sin preocuparnos por nuestro crecimiento, nuestra reputación o nuestro beneficio – aceptando cualquier fruto que Dios nos dé? (1 Juan 4:12)

Tenemos un sueño que nuestras propiedades – personales y del grupo – sean usadas 24/7 para bendecir la comunidad alrededor y que aún sean usadas para los objetivos de la comunidad. ¿Qué tal si no tuviéramos ningún cuarto de sobra en nuestros hogares o templos? ¿Cómo sería si conociéramos a todos los vecinos del otro lado de la calle, y más adelante por la calle, y al otro lado de las vías del tren – y les ayudáramos con sus necesidades? ¿Cómo sería si nuestros templos fueran como bodegas para el ministerio? ¿Qué tal si Dios restaurara a los quebrantados y pudiéramos regalarles la llave de la van de la iglesia y aún las de los templos? (Mateo 25:14-30)

Tenemos un sueño que nuestra iglesia surgiera de las vecindades por donde vivimos y que un sentir profundo de maravilla caiga sobre todos. ¿Cómo sería si todos los creyentes vivieran en una harmonía maravillosa, guardando todo en común? ¿Y si vendieran todo lo que tenían para juntar sus recursos para que las necesidades de cada persona fueran satisfechas? ¿Qué tal si siguieran una disciplina de adoración en el templo y después en las comidas en casa con cada comida siendo una celebración exuberante y gozosa en alabanza a Dios? ¡Y a la gente en general le gustara lo que viera! ¿Qué tal si cada día crecieran en número mientras Dios agregara los que tenían que ser salvos? (Hechos 2:42-47)

¡Vuelvan de su quebrantamiento y vuelvan a Dios porque realmente tenemos muy Buenas Noticias que el Reino del Cielo está cerca! (Mateo 4:17)

Padre nuestro que estás en los cielos, que tu nombre se mantenga santo. Que venga tu Reino pronto. Que se haga tu voluntad en la tierra así como en el cielo. Danos hoy el alimento que necesitamos y perdónanos nuestros pecados así como hemos perdonado a los que han pecado contra nosotros. Y no permitas que nos rindamos a la tentación sino rescátanos del maligno (Mateo 6:9-13).

Y pedimos todo esto en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

Dream bird-01